El Ayuntamiento de Santiago y Hostelería Compostela colaboran para fomentar el consumo del agua del grifo

RP_augabilla

El Ayuntamiento de Santiago y Hostelería Compostela colaboran para fomentar el consumo del agua del grifo

El Ayuntamiento de Santiago y la asociación Hostelería Compostela han firmado un convenio que tiene como objetivo promover el consumo del agua corriente y, por lo tanto, reducir la generación de residuos en el sector HORECA. El acuerdo, enmarcado en el proyecto Santiauga, compromete a Hostelería Compostela a funcionar como intermediario entre los establecimientos y el ayuntamiento, dándole la máxima difusión y visibilidad a esta iniciativa y organizando sesiones informativas para los establecimientos interesados en participar en la propuesta.

Por su parte, el Ayuntamiento de Santiago se compromete a hacer entrega de los materiales de la campaña, como jarras o carteles de mesa, a los establecimientos participantes. La iniciativa, “se enmarca en el compromiso de la asociación con el cuidado de en medio ambiente, y en el objetivo de tener una ciudad más limpia y más acogedora, como se merecen los clientes del sector, que son tanto los turistas como los propios vecinos y vecinas de Santiago”, explicó la presidenta de la Asociación, Sara Santos, que expresó su convencimiento de que “serán muchos los establecimientos que se incorporen a la campaña.

El concejal de Medio Ambiente y Convivencia, Xan Duro, explicó que el convenio pretende “animar los establecimientos de restauración, preferiblemente los que sirvan menú del día, a ofertar agua del grifo para acompañar los almuerzos o las cenas”, siguiendo una iniciativa que lleva años funcionando con éxito en ciudades de todo el mundo como París o Nueva York. “El consumo del agua de grifo es la mejor opción por calidad, sostenibilidad, precio y salud” no solo por el enorme impacto ambiental que tienen los residuos plásticos, que se suma a los costes del agua embotellada si no porque “tenemos un agua corriente de muy buena calidad, que cuenta con la certificación ESO 22000 de seguridad alimentaria y control de la inocuidade del agua potable”, un reconocimiento implantado en las industrias alimentarias de referencia que se comenzó a introducir también en algunos abastecimientos de agua de consumo humano. Además, estudios hechos en laboratorio señalan que el agua de la llave de Santiago tiene niveles de calidad idénticos a los del agua embotellada, con un grado de mineralización débil, niveles intermedios de PH y bajo contenido en sodio.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn